dimarts, 21 d’abril de 2009

De vuelta a casa, Camino de Santiago

Remontando el río Nive accedemos a la Baja Navarra, la parte que se escapó a la invasión de los Reyes Católicos y se unió a Francia.
Por Saint Étienne de Baïgorry, pasando por los viñedos de Irulegi que trepan por las terrazas de las empinadas laderas, como en el Priorat, llegamos a la capital de esta zona: Saint-Jean-Pied-de-Port, un pueblo precioso, amurallado, de unos 1500 habitantes donde convergen diferentes caminos franceses de Santiago para entrar por Roncesvalles a España.
La calle de la Citadelle sube entre casas de piedra rojiza del XVI y XVII, la mayoría albergues de peregrinos donde cuelgan sus gastadas botas en la puerta.

En este trocito de los Pirineos dejamos muchos rincones que ocultan parajes muy bonitos, pero nuestro tiempo se acaba. Hemos visitado dos de las provincias vasco-francesas: Lapurdi y Baja Navarra. La tercera, Zuberoa, será en otra ocasión.

¡ QUÉ BIEN LO PASAMOS JUNTOS !