diumenge, 24 de gener de 2010

EL OLIVO, EL ÁRBOL QUE DA ZUMO






¿ Qué tendrán 76 kilos de olivas que tanta alegría nos han dado?
Color, sabor, textura, olor, movimiento,...ilusión.

El motor de arranque siempre son los sueños de Joseph y el pie en el freno lo tengo yo, lo reconozco. En este caso los dos somos unos enamorados del olivo que nos parece la clase de árbol mejor del mundo.
Nuestra aventura oleicola comenzó hace tres años cuando plantamos 164 olivos en nuestros Yermos, cerca de la viña, todos de la variedad arbequina. Esta clase produce una oliva más redondeada que alargada, de maduración temprana, de un color verde-violeta reluciente que soporta bajas temperaturas y produce un aceite finísimo.
Los griegos lo consideraban un don de los dioses. Los romanos lo extendieron por todo el Imperio. Los árabes mejoraron los métodos de obtención. De norte a sur del Mediterráneo, el aceite es un nexo que une paisaje y cultura.

Hemos recogido las aceitunas, a mano, peinando los árboles , están en su punto óptimo de maduración. Las hemos colocado en cajas para que viajen aireadas y las hemos llevado antes de 24 horas a la almazara para que se haga la molturación y la aceituna no se caliente ya que si, así fuera, el aceite no sería aceite de oliva virgen extra.
Tengamos en cuenta que este aceite es el zumo de la oliva, el de más calidad y el más natural. Sale de la prensada sin añadir ni quitar nada, y su grado de acidez no es mayor de un grado.

Nos ha producido una emoción grande llenar la "cartilla de productor" y el "cuaderno de explotación" como si fuéramos terratenientes. Pertenecemos ya a la cooperativa oleicola Alto Palancia, con el aceite denominación de origen "Sierra de Espadán" y nos comprometemos a cumplir las exigencias establecidas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen.
Todas estas exigencias hay que seguirlas escrupulosamente (nosotros siempre somos respetuosos con el medioambiente y en nuestras tierras no entran productos químicos) y son básicas para la obtención de este oro verde, manjar especial para el paladar más exigente.

Muy pronto podremos catarlo.

4 comentaris:

Eduard a 39º 51' 14.57" N - 4º 12' 09.35" E ha dit...

A veure si algun any us puc acompanyar en la verema i a fer l'oli! Un petó!

Anònim ha dit...

Ets una artista ,Elvireta!!!

Elvireta ha dit...

Gràcies pels vostres comentaris. Vosaltres també catareu l'oli.

Anònim ha dit...

Preocioso el comentario sobre las olivas y el aceite. Me siento identificado. Yo no lo he vivido tan cerca, ni mucho menos, pero descubri el aceite de arbequina y redescubri el aceite como un fin en si mismo, y no como un condimento secundario, como la sal o el azucar, hace 3 años. Desde entonces estoy enamorado de esa oliva. La promiciono lo que puedo entre los latinos de mi circulo de amistades, que es facil, y entre los indios, polacos... y otras culturas mas deaspegardas del Mediterraneo.

Animo con la cosecha.