diumenge, 14 de juliol de 2013

LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE ESPAÑA: HONDARRIBIA


Valió la pena hacer quinientos ochenta y siete kilómetros desde Barcelona en coche para llegar a Hondarribia.
Allí nos estaban esperando las suaves colinas que lindan con el mar, los hermosos campos verdes, los caseríos blancos llenos de flores, las casas con vigas y tejados rojos, las orondas ovejas... y todas las tonalidades de verde en el paisaje. Precioso por todos los ángulos. 


Hondarribia, nombre en euskera de 'el vado de arena', ¡ lo tiene todo!... Tiene monte, playa, castillo, río, casco antiguo medieval, murallas, calles empedradas, puerto pesquero, barrio marinero, aeropuerto …. y también Parador.
El Castillo de Hondarribia, también conocido como el Castillo de Carlos V, es hoy el Parador de Turismo. Reconstruido sobre la fortaleza medieval diseñada por el rey Sancho Abarca de Navarra en el siglo X, es el principal exponente de su patrimonio artístico, dentro del casco histórico declarado Conjunto Monumental.


Este casco histórico se corresponde con el antiguo recinto amurallado y es un bonito conjunto monumental que merece la pena visitar de forma pausada.
Entramos por la puerta de Santa María; también se puede por la de San Nicolás. Me encantaron sus calles adoquinadas que están llenas de casas medievales, y disfruté con los bellos palacios y las bonitas plazas: la del Obispo, la de Guipuzcoa, la de Juan Laborda, la de las Armas... Nos perdimos por sus calles: calle San Nicolas y la calle Mayor...
Vimos baluartes de las murallas, bellos edificios señoriales con balcones de hierro forjado, amplios y labrados aleros, calles empedradas trazadas en cuadrícula, rincones hermosos... Un paseo que puede hacerse sin rumbo fijo.


Allí se concentran varias casas-palacio como el Palacio de Zuloaga (siglo XVIII), el Palacio Casadevante o el Palacio Eguiluz, también conocido como Casa de Juana la Loca, donde la leyenda afirma que Juana la Loca y Felipe el Hermoso se hospedaron durante su viaje de Flandes a Castilla.
Podría enumeraros los diferentes tesoros que alberga esta villa, pero os aconsejo consultar  LA WEB DE HONDARRIBIA.COM y tendréis de una forma detallada, sencilla y muy práctica posibles rutas. Desde casa, cómodamente, podréis elegir la que más se acerque a vuestros gustos, ganas o fuerzas.
Nosotros descubrimos una que no estaba en las fichas: el Barrio de la Marina. Este barrio marinero, posiblemente el más antiguo del pueblo, es un regalo para los cinco sentidos. Sus calles son típicas por sus casas marineras pintadas de colores y están engalanadas por sus vecinos que desean que todo el barrio se vista de alegría.


A lo largo de la calle San Pedro, vía principal de este pintoresco barrio, se puede disfrutar de un festival de bares de pinchos y cazuelitas de marisco.
Es un excelente final si queremos terminar la jornada con esos pinchos de diseño en los que el marisco de la ría tiene un protagonismo especial.
Nos habían recomendado “El Gran Sol”, pero en cualquiera establecimiento encontraréis muy buena calidad; lo que resulta difícil es elegir solo uno.


Desde allí hicimos todas las escapadas planeadas, siempre en nuestra furgoneta, Guethary, Bidart, Biarritz, La Rhune, Sare, Ainhoa, Espelette y Bayonne, la capital de esta zona.


1 comentari:

moli ha dit...

Agradable paseo, como siempre que vamos de tu mano. Gracias maestra. B7s.