diumenge, 23 de febrer de 2014

DE PASEO POR HARRODS


Knightsbridge está situado al oeste del centro de Londres. Es un barrio donde se concentran muchos de los comercios caros de diseñadores de moda internacional y es también considerado el epicentro de las tiendas insignia de muchos británicos.


Ahí están la tradicional Sloane Rangers, la Peter Jones, la Harvey Nichols, Jimmy Choo y Manolo Blahnik de calzado, Chanel, Coutts … que atraen como la miel a las moscas a personas con tarjetas de crédito a prueba de recortes. No es nuestro caso , a nosotros, ni estamos ni nos esperan; pero lo cierto es que deseábamos conocer esos lugares por aquello de “conocerlo todo”.


Hubo también otra razón y es que en Brompton Road de Knightbridge se alza un gigantesco edificio que tiene más de 20.000 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas: los almacenes Harrods.


En mi estancia en Berlín, también cerca de las fiestas navideñas, recorrí los KaDeWe que son los almacenes más grandes del continente europeo y también los más visitados por los turistas. Ahora me apetecía compararlos visitando los Harrods vestidos de Navidad.


Harrods fue propiedad del multimillonario egipcio Mohamed Al-Fayed, muy conocido por la lucha que mantuvo para demostrar que su hijo Dodi y la princesa Diana de Gales fueron asesinados en un enredado complot. No sé ahora mismo cómo terminó ese tema. Lo que sí sucedió es que el señor Al-Fayed vendió estos grandes almacenes a la familia real de Qatar en mayo de 2010 por un valor de 1.500 millones de libras.
Siempre ha sido una atracción turística y merece la pena visitarlo aunque sólo sea una vez en la vida.


La palabra que ahora mismo se me ocurre para asociarla a Harrods sería: lujo, lujo y lujo.
Es como un gran palacio de compras donde cada espacio es único, meditado al detalle, donde cada nimiedad está pensada para otorgar el glamour que tanto gusta a muchos de sus asiduos.


A diferencia de otros muchos centros comerciales que puedan haber en cualquier ciudad del mundo, éstos tienen un toque de distinción que se ve reflejado en los precios tan altos de sus artículos. No son mi estilo, demasiado dorado, demasiado plateado, demasiada pomposidad.
Lo más gracioso es que muchos de los turistas que los visitan sólo se pueden permitir comprar una cajita de te, un osito Harrods u otro pequeño objeto de recuerdo y guardar la bolsa para presumir que algún día estuvieron ahí.


Dimos un paseo rápido por cada planta, encontramos las tiendas de marcas más importantes del mundo, vimos muchos objetos que son exclusivos, subimos y bajamos por escaleras mecánicas, nos cruzamos con gentes de diferentes razas y culturas, alucinamos mirando las cantidades tan altas de los precios que marcaban las elegantes etiquetas... Y entramos en el servicio previo pago de 1 libra.


Pero donde el tiempo se nos pasó volando fue en la planta baja que está dedicada a la alimentación y es un verdadero paraíso para todos los sentidos.
Allí están todos los productos de tierra, mar y aire que podáis imaginar; un verdadero lugar para sibaritas y para paladares exquisitos. Todo ello en medio de una ambientación inmejorable. Eso sí, se necesita una tarjeta de crédito oro.


Muy cerca de Harrods se encuentra Harvey Nichols, un centro más pequeño, pero con un estilo más nuevo, vanguardista y mucho más “fashion”.


En medio de tanto gentío descubrimos una firma que realmente nos fascinó por la originalidad de sus diseños. Es Allsaints Spitalfields, una cadena de tiendas de origen londinense que tiene sucursales en otras ciudades de Europa. Todo ropa y objetos juveniles. Lo original son sus escaparates ya que están decorados solamente con máquinas de coser antiguas Singer. En el interior preciosas, vanguardistas y estilosas prendas. ¡Pero de todo tipo! Desde vestidos para lucir a diario como de fiesta, pantalones, cazadoras de cuero, camisetas, tops…. originales diseños y muy poco vistos. Lo peor es que no es muy económica. No podemos hablar de un low cost.




Os dejo este enlace por si os apetece buscar información .





1 comentari:

Anònim ha dit...

Parece increíble que un lugar así pueda funcionar ¿Quién se puede permitir esos precios? ¿Cuánta gente tiene que comprar para que puedan mantenerse abiertos años y años? a una libra por el servicio para los turistas no da…Me gustan mucho las fotos y su colorido. B7s.