dilluns, 3 de març de 2014

LO IMPRESCINDIBLE DE LONDRES

Conocer una ciudad como Londres es una tarea muy difícil y que nos llevaría mucho tiempo. Es por eso que los viajeros que no disponemos de muchos días para hacer una escapada buscamos siempre la lista de monumentos y lugares que no deberíamos perdernos.
Casi siempre se busca información en la red, en guías de viaje o en recomendaciones de otros viajeros que ya tengan experiencia en el conocimiento del lugar.


Tuvimos la suerte de encontrar una iniciativa turística muy buena y útil que ya conocíamos de Berlín y Praga. Esta iniciativa son unas rutas guiadas andando por la ciudad y, en español.


La visita a un lugar se disfruta al máximo cuando alguien conocedor te cuenta historias llenas de anécdotas de los lugares y encima de una forma amena. Busqué “Londres en español” para escoger qué visita podíamos hacer el primer día.
Elegimos “Londres clásico” y fue un acierto porque te da una perspectiva general de la ciudad y luego, los otros días, puedes profundizar buscando los lugares que más te han llamado la atención de lo que te van contando y tú vas preguntando.


El punto de reunión es en Piccadilly Circus, en la puerta del Criterion Theatre, cerca de la fuente (Metro: Piccadilly Circus). No hay necesidad de reservar. Simplemente llegas al punto de encuentro. ( Precio 10 libras )
Pasamos tres horas muy entretenidas a pie de calle viendo los lugares imprescindibles en tu primera visita a Londres y también sitios que por nuestra cuenta no hubiéramos visto.


Si decides ir a tu aire, un buen punto para empezar la visita a la ciudad es la pequeña plaza Piccadilly Circus, la más famosa de la ciudad, punto de encuentro de londinenses y turistas. El primer impacto es la famosa pantalla luminosa que ocupa uno de sus lados, así como por la fuente decorada con la estatua de un arquero alado que hay en el centro.
A partir de este punto se puede empezar a caminar por la calle Pall Mall que está en el barrio más aristocrático de la ciudad, el de St James. y ver las casas que albergan los clubs de caballeros. También las famosas tiendas VIPS que proveen de artículos a la familia real. ( La realeza no compra en Harrods )


Es en este barrio donde está el Palacio de St James mandado construir por el rey Henry VIII para Ana Bolena. Construido en estilo Tudor es el palacio real más antiguo del Reino Unido y nos gustó mucho.


He de decir que muchos viajeros pasan de largo buscando el Buckingham Palace porque éste es el palacio habitado más grande del mundo, el más conocido y el más turístico. Es también, la residencia de los monarcas ingleses. Aunque el edificio principal y los jardines sólo pueden visitarse en agosto y setiembre, el resto del año es posible presenciar el cambio de guardia.
Delante está uno de los parques más hermosos, St James Park, que es una reserva natural en el corazón de la ciudad.


Muy cerca está otro de los monumentos más visitados y que te deja con la boca abierta, la Abadía de Westminster, en cuya verticalidad gótica se corona a los monarcas ingleses. Si se quiere visitar por dentro de manera gratuita, se debe asistir a la celebración de la misa de 5.30.


Justo detrás está el Palacio de Westminster, las Casas del Parlamento con sus dos torres, la Torre Victoria y la Torre del Reloj (el famoso Big Ben), que da la hora 0 del mundo. (Los ingleses dominan muchas cosas)


Un breve paseo recorriendo Whitehall, la calle de los ministerios, permite asomarse al inicio de Downing Street, en cuyo número 10 reside el Primer Ministro, pero las medidas de seguridad no permiten el acceso.


Cerca está la célebre plaza de Trafalgar Square con la National Gallery que la preside. Es en esta plaza desde donde se miden todas las distancias de la Gran Bretaña, su particular kilómetro cero, junto a la estatua ecuestre de Carlos I.


Por cierto … se puede acabar el tour tomando una cerveza negra en The Ten Bells que es un pub que dicen fue fundado en 1752 y es famoso porque fue habitado por el conocido Jack el Destripador y también fue usado para rodar la película sobre el mismo personaje.
Si se cierra el círculo y se vuelve a Piccadilly Circus una buena opción es comer en cualquier restaurante del Soho.


En este barrio las posibilidades son infinitas: tomar un te en la cafetería del hotel Claridge's, visitar todo lo kitsch de Chinatown o entrar en los almacenes Liberty, aunque sólo sea para disfrutar de su edificio, sus vigas de madera y su carácter rústico con una decoración e iluminación exquisita.
Para finalizar lo imprescindible haced una incursión al British Museum donde los amantes de las culturas antiguas quedarán extasiados.


Acabo con una frase de Peter Ackroyd :
                         “ Londres va más allá de cualquier límite o convención. Es infinita “







2 comentaris:

Anònim ha dit...

Aunque que Londres nunca ha estado entre mis rumbos en mente, lo cierto es que nunca se sabe….quizás algún día el destino me lleve hasta allí. B7s. 

Daniel Londres ha dit...

Preciosas fotos de Londres. ¡Me encantaron!