dimecres, 17 de juny de 2009

SEGUNDA ETAPA : PARQUE NATURAL DE LA SIERRA DE GRAZALEMA

Zahara que significa flor en árabe, además de ser llamada así una de las hijas de Mahoma, es un pueblo en pendiente, adaptado a la difícil orografía del terreno, que merece la pena ser recorrido lentamente a pie, disfrutando de sus vistas espectaculares. Hemos pernoctado en el Hostal Marqués de Zahara, un sitio muy cutre, para no volver. Luego no encontrábamos un lugar para cenar y nos mandaron al restaurante “Al Lago”, que está lejos del centro. Con ilusión pedimos un arroz con verduras y era el peor arroz que habíamos comido nunca.El queso de cabra con dátiles de la zona, sí vale la pena.
Al salir, subir otra vez al centro del pueblo.
Desde Zahara se asciende por el Puerto de las Palomas en sólo 11 km se remonta 850 m de desnivel. Paramos en el mirador para contemplar el pinsapar, este famoso bosque de abetos mediterráneos. Unos paneles informan de los principales valores de este parque. Pero siempre encuentras un paisano amable dispuesto a contarte cosas. Un monolito y un pinsapo recuerdan el incendio de 1992, en el que quemaron 824 ha. y murieron cinco personas.
La carretera escala materialmente por las faldas de la sierra, es una obra faraónica. El paisaje espectacular : enebros, sabinas, pinsapos y muchas flores.
Paramos otra vez en el mirador de la cumbre y allí te quedas sin palabras.
El pinsapo es una espécie de abeto mediterráneo que puede considerarse una relíquia de los bosques del Terciario. Nos han dicho que es un bulo que los pinsapos sólo viven aquí y en los Urales. Parece que se encuentran en las serranías andaluzas y en el Rift marroquí.
Bajo el pinsapar viven lirios rosas, rubias, hierba de ballesteros, clavelitos, encrofularias y peonias rosas de bosque.