diumenge, 15 de setembre de 2013

PUEBLOS BONITOS DE ESPAÑA: O CEBREIRO



¿Recordáis el nombre del puerto lucense de Piedrafita, aquel que el hombre del tiempo nos dice que se cubre de nieve todos los inviernos y que hace necesarias las cadenas?
Es el mismo que los caminantes que hacen el Camino de Santiago han de ascender, pero andando, por camino estrecho de tierra y piedras y con desnivel considerable. Para ellos es el día de la etapa reina, como dirían los ciclistas cuando suben el Tourmalet en el Tour de Francia. Es duro, duro, duro. Yo lo subí por carretera y en furgoneta.
De todas formas todo el esfuerzo de los que lo hacen a pie, se ve recompensado con la llegada a O Cebreiro, una aldea con mucho encanto.


O Cebreiro está situado en el concejo de Piedrafita do Cebreiro, en la provincia de Lugo, justo en la entrada de Galicia y pertenece a la Comarca de Los Ancares Lucenses.
Su fundación data de antes de la llegada de los romanos, pero es a partir del comienzo de las peregrinaciones cuando se convierte en un importante enclave del Camino.
Era una antigua aldea de pallozas a 1.300 m de altura. Hoy, esta aldea, está completamente restaurada de cara al turismo y a los peregrinos del Camino de Santiago. A pesar de esto, sigue conservando ese atractivo ancestral que hace que entre sus piedras el tiempo parece haberse detenido.


El monumento más valorado es la Iglesia de Santa María la Real, importante joya del arte prerrománico fundada en el siglo IX por los monjes benedictinos.
Este templo tiene tres naves separadas por pilares y rematada por una triple cabecera. En su interior se venera la talla románica de la Virgen, patrona de la comarca. Destaca también la capilla de San Benito y la capilla del Milagro. En la entrada, a la izquierda, conserva la pila bautismal de cuando se celebraba el bautismo por inmersión.

(Hay muy buena descripción para que los amantes del arte puedan consultarla en www.turgalicia.es )

http://www.turgalicia.es/ficha-recurso?langId=es_ES&cod_rec=5314&ctre=31 
http://www.turgalicia.es/ficha-recurso?langId=es_ES&cod_rec=5314&ctre=31

Al lado de la iglesia está el Hospital de San Giraldo de Aurillac que se construyó con los restos del antiguo hospital de peregrinos y, actualmente, es una hospería que tiene muy buenos comentarios de viajeros que allí se han hospedado.


Todo lo demás son pallozas, viviendas muy antiguas, anteriores a la llegada de los romanos, de origen celta. Antiguamente personas y animales convivían bajo el mismo techo, destinando una parte a vivienda y otra a cuadra para el ganado.
Las pallozas tienen planta circular u ovalada y están formadas por paredes de piedra, con techo de tallos de centeno o brezo, de forma cónica. Las paredes son bajas y con pocas aberturas al exterior.
Esta estructura hace que resista los fríos inviernos y que la nieve resbale y no se pose mucho tiempo sobre ella.


Ahora están todas reconstruidas: son tiendas de souvenirs, bares, casas de habitaciones para viajeros, ... Hay una que se usa como museo y la entrada es gratuita.
Nosotros pasamos la noche en una habitación de esas pallozas adecuadas como albergues privados.


Desde la ventana vimos niebla, lluvia, ponerse el sol y también el amanecer.
O Cebreiro tiene unas vistas privilegiadas y ese paisaje misterioso de enormes montañas con una neblina que lo envuelve todo, respira verdadera paz.

Su localización en lo alto de la sierra hace que sea también un lugar muy frecuentado por senderistas. Hay una ruta marcada al Alto de O Poio (1.337m) a la laguna de Lago Mayor; y otra a las áreas recreativas de Valdecabrita o Rubiales.


Hay que reconocer que, a pesar de ser una aldea de servicios con precios un poco elevados, la gente suele repetir la visita porque muchos dicen que ese lugar irradia energía y vienen a él para cargarse de ella.


1 comentari:

Anònim ha dit...

¡Que suerte!. El atarder y el amanecer.Un beso, Miguel.